CONTÁCTANOS

Ecuador: cuando la ayuda humanitaria se va, la Iglesia católica se queda

Diakonía, aglutinador de la solidaridad ciudadana
25 mayo, 2016
Reconstrucción de Manabí: también hay que remover los escombros del alma
21 junio, 2016
Show all

La ayuda internacional, incluso la local, suele languidecer conforme pasan los días y otros desastres ocupan la mente de la gente, de las organizaciones de ayuda, de los organismos internacionales encargados de apoyos humanitarios. Pero no es así en la Iglesia. Y para muestra, hay que voltear a Ecuador.

Acompañamiento espiritual y material

En rueda de prensa la Comisión Episcopal de Pastoral Social Cáritas de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (PSCE), la Provincia Jesuita del Ecuador, y la Conferencia Ecuatoriana de Religiosos y Religiosas (CER) expresaron su compromiso y vocación de continuar trabajando de forma conjunta para responder a las necesidades más urgentes de las familias damnificadas a consecuencia del terremoto que sacudió la costa norte del Ecuador, el 16 de abril pasado.

Los representantes de estos organismos de la Iglesia ratificaron su compromiso de acompañar espiritual y psicológicamente a las víctimas, apoyar en la reconstrucción de vivienda digna y fortalecimiento del tejido social comunitario y en la generación de medios de vida para la sostenibilidad económica de familias y comunidades.

“Como Iglesia reiteramos nuestro compromiso y vocación por acompañar a nuestro pueblo en las situaciones de mayor dolor, con una presencia próxima y buscando una eficacia apostólica para responder a sus necesidades más urgentes. Ante esta realidad nos sentimos interpelados para dar un mensaje de genuina comunión generando los puentes necesarios para actuar como cuerpo eclesial, fortaleciendo nuestras capacidades, y dando mejores frutos de manera conjunta”, dice la declaración que hicieron las entidades eclesiales.

Según explicaron, la “intervención se realizará en conjunto y escuchando las necesidades expresadas por las instancias eclesiales que están en el territorio (jurisdicciones eclesiásticas, Cáritas locales, párrocos, misioneros, y otras expresiones de Iglesia), con un plan de respuesta que en primera instancia beneficiará a alrededor de 700 familias desde una perspectiva integral mediante los 3 componentes mencionados.”

Mensaje de comunión

En esta acción de atención integral se contempla el acompañamiento pisco-espiritual que estará coordinado por la CER; la construcción de vivienda bajo el liderazgo de la Provincia Jesuita del Ecuador, por medio de Hogar de Cristo; y la generación de medios de vida a través de emprendimientos familiares y dotación de insumos para la actividad económica y comercial, proporcionados luego de la elaboración de un diagnóstico y un sencillo plan de negocio, que será animado por la Pastoral Social Cáritas Ecuador.

Además se cuenta con el apoyo de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador que brindará su contingente de apoyo en talento humano con profesores y estudiantes especializados en las áreas de trabajo priorizadas por este frente común eclesial. El Servicio Jesuita de Refugiados y Migrantes apoyará técnicamente en las situaciones de desplazamiento forzado por desastres naturales.

Para la ejecución de este plan integral y conjunto se creará una organización mínima que permita responder adecuadamente a todo el proceso de respuesta conjunta.

Es importante recalcar que además de este trabajo en colaboración, cada institución mantendrá su labor independiente y autónoma, en servicio a los territorios, como históricamente se ha venido desarrollando y de acuerdo a sus capacidades y recursos técnicos y humanos.

Los presentes durante la rueda de prensa celebrada en Quito, esperan que con la iniciativa se de “un claro mensaje de comunión que sirva para que nuestra sociedad ecuatoriana pueda mantener esta actitud solidaria tan profunda ante el dolor de los hermanos y hermanas afectados; y animamos a que nuestros hermanos más lastimados se sostengan y perseveren en la esperanza, que la Iglesia persevera con ustedes desde un acompañamiento fraterno”.

 

Ayuda solidaria

Desde el extranjero se puede apoyar con las siguientes indicaciones:

EcuadorUnidoYSolidario

Cuenta corriente del Banco del Pichincha Número 3085358804

a nombre de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana,

RUC 1790100219001.

Datos para transferencias bancarias desde el exterior:

Banco intermediario:

Banco: WELLS FARGO BANK NA FKA WACHOVIA

Dirección: 11Penn Paza floor 4/New York, EE.UU

SWIFT: PNBPUS3NNYC

ABA: 026005092

 

 

Vía: Aleteia

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.